DSC_0876

Escribimos este artículo con la intención de compartir información útil sobre la visa Working Holiday Dinamarca, y la vida en Copenhagen durante los 9 meses que estuvimos allí, desde Abril a Diciembre del 2017. Aquí volcamos todo lo que fuimos aprendiendo desde el primer día y pensamos que puede ayudar a muchxs recién llegadxs a ubicarse en el mapa. Consideramos que es una gran oportunidad poder realizar esta visa y que si tenés la chance, la aproveches! Nuestro balance es positivo y esperamos que el tuyo también lo sea. Sobre los datos específicos, pedimos no tomarlo como un manual a rajatabla, ya que con el tiempo algunas cosas van cambiando.


En este artículo encontrarás la siguiente información útil:

♦ Recomendaciones para antes de viajar

♦ La vida en tierras nórdicas: alquileres, trámites, conseguir trabajo, el choque cultural, etc.

♦ Datos y contactos de trabajo

♦ Tax Card, el Skat y los impuestos

♦ Medios de transporte: La bici, el transporte público y las multas

♦ Otros aspectos: la adaptación tecnológica, el agua, los feriados, los supermercados.


LA PREVIA

A principios de 2016 tomamos una firme decisión: nos vamos a un largo viaje sin tiempo y sin fecha de vuelta. Teníamos todo el mundo por delante y ganas de andar por muchas partes pero no sabíamos por donde empezar. Comenzamos contando los ahorros y al ver que estábamos bastante pobres (y que en Argentina se nos hacía dificil sino imposible ahorrar en nuestros trabajos) empezamos a averiguar por alguna visa en el extranjero. Al no tener ciudadanía de ningún país de Europa, vimos esta opción como necesaria. En esa búsqueda dimos con la Visa Working Holiday Dinamarca para argentinas/os. Leímos los principales requisitos y todo podía lograrse: tener entre 18 y 30 años, demostrar pasaje de entrada y fondos para volver, demostrar fondos para mantenerse los primeros meses, seguro médico por un año, entre otros.

En ese momento la única visa que conocíamos para argentinxs era la de Nueva Zelanda pero no nos convencía el hecho de que hay solo 1000 cupos por año y se completan muy rápidamente, por lo tanto es una lotería quedar en la misma. Al ver que la de Dinamarca para ese momento era gratis (ahora se abona un monto importante de dinero para aplicar) y tiene cupos ILIMITADOS, nos decidimos por ella. El hecho de saber poco y nada de inglés (menos que menos danés), no tener el dinero suficiente, que no nos guste el austero clima nórdico, no saber si nos iría bien en la experiencia, si conseguiríamos trabajo rápido, cómo nos sentiríamos en una sociedad y cultura muy diferente a la nuestra, si haríamos nuevos amigxs, si extrañaríamos enseguida a nuestra Santa Fe, a la familia, a las peñas, los encuentros, los talleres, los amigxs y nos pinte volver enseguida, fueron sombras y preguntas que nos marcaron durante todo el 2016, pero nunca se transformaron en grandes obstáculos que nos hicieran retroceder en la decisión. Mas allá de las trabas reales y dudas existenciales que se nos interpusieron en el camino, siempre confiamos y elegimos seguir adelante en el proyecto.

Luego de un arduo año de trabajo en nuestra ciudad, pudimos ahorrar unos pesos y decidimos arrancar un viaje de tres meses por Brasil previo al embarque a Dinamarca, aprovechando que nuestro vuelo salía desde Río de Janeiro.

RECOMENDACIONES PARA ANTES DE VIAJAR:

– Reservar una habitación o departamento con anticipación. Cuando estaba en Santa Fe leía a traves de los grupos de facebook muchas advertencias acerca de este punto. Al principio pensé que no era para tanto pero cuando hablé con un santafesino que ya estaba en Dinamarca, me recalcó especialmente que vaya con algo reservado, sí o sí, si no quería gastarme una fortuna en hostels. Estamos hablando de una ciudad donde el hostel más económico te sale alrededor de 450 pesos argentinos por noche. Tenemos amigos que, por desconocer esta realidad antes de llegar, tuvieron que ir a hostels las primeras dos semanas gastándose un importante billete hasta que consiguieron habitación. En nuestro caso, por suerte unos meses antes de volar, desde Brasil, pudimos conseguir una habitación en un departamento compartido por Airbnb y reservarla por un mes. El precio no fue para nada barato (7500 pesos cada uno) pero fue lo mejor que conseguimos. En un mes de trabajo recuperamos toda esa inversión y con creces.

– Al principio todo cuesta y es mucha plata: te sugerimos que lo tomes como una inversión porque enseguida lo vas a recuperar. 5500 pesos para el seguro médico por un año. 4500 pesos para el pasaje de ida de Río de Janeiro a París. 7500 pesos para el primer mes de alquiler: en total 17500 pesos por persona, invertidos antes de poner un pie en Dinamarca. En el momento nos estaba pareciendo una locura tanto gasto y muchísimas veces dudamos si realmente valía la pena e iba dar resultados todo ese esfuerzo.

– SI, LO VALE. En Dinamarca los sueldos son generalmente altos, y si acomodás bien las fichas consiguiendo un trabajo bien pago, con muchas horas, un alquiler que no te coma todo el sueldo y te controlás (un poco) con los gastos en cerveza o viajecitos de fin de semana a capitales europeas, los números te van a dar en verde, y en relativamente poco tiempo (depende de cada caso particular), recuperás todo lo invertido.

– Aprender lo básico para manejarte con inglés. Te lo advierte alguien (Bruno) que cayó a Copenhague con 0.03 en el idioma. Así es, lamentablemente en la escuela secundaria aprendí poco y nada de inglés. Unos años después hice un curso pero tampoco me ayudó mucho. Con ese mínimo y austero inglés pude desenvolverme los nueve meses. Tuve suerte que en el primer trabajo que me contrataron ( a cuatro días de haber llegado) mi jefe contratante era argentino. Agos y amigxs, que hablaban un poco más, me atendían las llamadas por teléfono de las agencias donde había dejado currículum, pero no me podía salvarme a la hora de la entrevista, donde pasé importantes papelones. Por no manejar un inglés básico o fluído se me escaparon un par de ofertas de trabajo bien pagas.

– “Voy a buscar trabajo de lo mío”. La mayoría llegamos a Dinamarca con una intención de aplicar nuestros talentos y gustos en el trabajo a ejercer. La realidad es que la brecha cultural e idiomática a veces es tan grande que, para superarla, creemos que hace falta más de nueve meses. Conocimos casos en los que un buen nivel de inglés les sirvió para conseguir un puesto en su profesión (camarógrafos de televisión, fotógrafxs, ingenierx de sonido, chef, masajista, peluquero). La verdad es que ni bien uno arranca lo más fácil para conseguir son los puestos de: ayudante de cocina (kitchen assistant), lavaplatos (dishwasher), limpieza (housekeeper), mudanzas, armado de escenarios, niñera (babysitting), cuidado de mascotas (petsitting), moza/o, repositor (warehouse), vendedores en puestos comerciales y callejeros, reparto de periódicos y una lista larga de trabajos temporales. Es bueno saber que estos trabajos que pueden sonar “sacrificados”, en Dinamarca todo es muy diferente en cuanto al nivel de exigencia en el ámbito laboral. Por ejemplo las casas particulares a “limpiar” suelen estar impecables y tener casi todo nuevo. En el puesto de dishwasher lo que se hace realmente es cargar una máquina que lava los platos. Y el trabajo en cocina en hoteles también es como el sueño del chef, donde tienen una tecnología inimaginable y unas instalaciones con todo lo necesario para hacer los mejores platos gourmet.

EN TIERRAS VIKINGAS

DSC_0834

Unos días después de haber llegado a Copenhague con todo el cambio cultural estampado en nuestras caras, unas bocas que no paraban de pensar y decir en portugués “obrigado” o “beleza pura” y un polémico frío que atentaba seriamente contra los cuerpos bronceados, nos cruzamos a un argentino en la calle que también estaba hace unos meses con la visa y nos dijo: “Tranqui, el primer mes cuesta, después todo empieza a fluir”. Nada más acertado.

¿QUE COSAS CUESTAN ESTE PRIMER MES (O MESES)?

– La cantidad de trámites que tenés que hacer. Si, para empezar a trabajar legalmente te vas a tener que poner las pilas la primer semana en hacer todo el tramiterío legal necesario para estar en blanco en el trabajo y como residente. CPR (algo así como el dni danés), datos biométricos y tarjeta de residencia, yellow card, contrato de trabajo para hacer la cuenta de banco o viceversa (depende el caso con tu empleador), Tax Card, entre otros.

– Resolver el tema alquiler:

DSC_0172

Conseguir un lugar digno para vivir a un precio que no se lleve todo nuestro sueldo es todo un desafío, para nada imposible. Cuando estábamos en la búsqueda decíamos: “Copenhague, entre todas tus ventanitas, hay una pieza para nosotros”. A unas semanas de vencerse el contrato inicial que teníamos por un mes, pensaba que el tema de conseguir otro lugar podía resolverse cara a cara yendo a hablar a las inmobiliarias. Groso error. En Dinamarca casi todo se resuelve digitalmente y para buscar una pieza o departamento vas a tener que estar atenta/o a buscar y preguntar en todos los grupos y páginas habidos y por haber. http://www.boligportal.dk, http://www.findroomate.com, leje i kobenhavn (facebook), cph housing houseroom.dk (facebook) son algunos grupos y páginas que están en danés e inglés. Airbnb también es muy buena opción. Tener cuidado con los estafadores que suelen publicar ofertas muy tentadoras, como un departamento completo por 4000 kr, y te piden por correo electrónico que deposites a una supuesta cuenta de airbnb, cosa que es imposible ya que esta empresa no acepta pagos por fuera de su plataforma. Las técnicas de los estafadores van cambiando, informarse y estar atentas/os a las denuncias que se hacen en los grupos. La gran comunidad chilena y argentina también tiene sus respectivos grupos de facebook y Whatsap, muy útiles para conseguir alojamiento (todo el tiempo se está yendo y viniendo gente), aclarar dudas de cualquier tema, organizar juntadas, salidas y peñas, hacer amigxs, etc.

– Conseguir trabajo. Desde el principio, nuestro objetivo fue claro: laburar lo más posible en el tiempo permitido de visa (9 meses de trabajo), juntar unos buenos ahorros y apuntar la brújula hacia algún continente. A los pocos días de haber llegado resolvimos todos los trámites iniciales y conseguimos trabajo. Hemos enviado varios curriculums por email, pero finalmente ambos conseguimos trabajos a través de un grupo de Whatsap de argentinxs en Dinamarca llamado “Ya en Dk”. Al país llegamos a fines de Marzo, justo cuando va cambiando la estación y empiezan a abrir nuevos locales para la temporada de verano. Un mes después de haber llegado no parábamos de encontrar y enterarnos de distintos puestos y lugares que pedían gente. Recibir llamadas y correos electrónicos con ofertas laborales (y tener que decidir con cuales nos quedábamos) fue muy normal durante unos meses. La frase “Acá llueve trabajo” se convirtió en nuestro lema cotidiano. Es importante estar atentxs a los grupos de facebook donde muchas veces se ofrecen los puestos de lxs argentinxs y chilenxs que se están yendo del país y ofrecen la info concreta.

– El choque cultural. Podríamos definirlo como una mezcla de sensaciones que tiene intensos altibajos. Tu cerebro intenta absorber la mayor cantidad de información posible. Podés pasar de amar a odiar el lugar en cuestión de minutos. A no desesperar, estos son síntomas de un proceso normal, te puede pasar o no, puede ser largo o corto, depende de cada persona. La desorientación que genera llegar a un nuevo país para desarrollar otro tipo de vida nos desafía desde lo más básico: comportamiento, tono de voz, gestos y todo tipo de interacción con el entorno, sentimos que no encajamos. Claro, es que nos vinimos a vivir a un país muy diferente, con normas sociales y culturales que poco tienen que ver con Sudamérica. Es bueno saber que este proceso migratorio lleva su tiempo y generalmente tiene cuatro etapas:

1) Fascinación y enamoramiento: todo nos parece una maravilla y nos cuesta ver los defectos.

2) Irritación y hostilidad: cuando baja la euforia te podés sentir saturada/o por la cantidad de cosas que te tenés que adaptar y te puede dar impotencia no poder organizarlas emocionalmente.

3) Asimilación cultural: hay un entendimiento de las diferencias y empezás a sentirte más equilibrada/o y a ver las cosas con más optimismo.

4) Aceptación y confort: ya estás más ubicado en el mapa, en tu barrio, con los transportes. Te desenvolvés con más facilidad en el entorno. Comprendés que hay cosas buenas y malas en cada cultura y que ninguna es perfecta. Encontrás tus momentos para disfrutar con amigxs o salir a explorar la ciudad o el país. Superado el estrés de los trámites y resuelto el tema del trabajo, todo empieza a fluir más fácilmente. Ojo, esta etapa no significa que ya estás integrado a la cultura local, este proceso puede llevar muchos años y más si se trata de un país escandinavo. En 9 meses que estuvimos nunca nos sentimos integrados ni parte de la cultura danesa. No te sientas decepcionada/o si creías que habías hecho un amiga/o danés y dejan de contestarte los mensajes. En este sentido son radicalmente opuestas/os a nuestra cultura y no es muy usual hacerse amigxs daneses con facilidad, aunque nunca imposible.

DATOS Y CONTACTOS DE TRABAJO

IMG-20170520-WA0010

Es útil saber que muchas grandes empresas y hoteles tercerizan la parte de recursos humanos a ciertas agencias que se encargan de reclutar y enviarles el personal. Por ejemplo Agos se presentó en KHRS (En Norrebro: Vibevej 20, tercer piso, izquierda) donde te hacen llenar un formulario, entregás tu CV, certificado policial, número de cuenta bancaria y CPR, y te ofrecés para trabajar de Ayudante de Cocina, House keeper o Dishwasher para distintos hoteles 5 estrellas de Copenhagen. Si justo están necesitando gente te toman en el momento y a los días te hacen el contrato de trabajo. Semanalmente la manager (Diana) te envía un mensaje o te llama para pasarte el cronograma de turnos (shifts) a trabajar. Siempre es bueno llegar al lugar con media hora de anticipación, porque en el hotel tienen un uniforme especial, que cumple con las normas de higiene, lo mejor es contar con zapatos de seguridad, que son cómodos para la cantidad de horas que estás de pie y te protegen ante descargas eléctricas. Si tenés experiencia y/o estudios en cocina te recomiendo que vayas directamente a presentarte en los hoteles, ya que si lográs un contrato vas a cobrar mucho más por hora que lo que te paga la agencia, y una vez que trabajas para la agencia los hoteles tienen prohibido contratarte por fuera de la misma en los próximos 6 meses. El precio de la hora en los hoteles depende del día de la semana y de la franja horaria que cubrís, los sábados después de las 14 hs y los domingos completos se cobran un 40% más, al igual que las horas nocturnas desde las 18 pm. a las 8 am. A tener en cuenta: en esta agencia generalmente no tenés nunca horarios fijos y el día de descanso es muy variable, te pueden llamar de sorpresa muchas veces y eso puede cansarte pronto, pero si te arreglás para responder a los turnos siempre que te llamen, vas a sumar muchas coronas a tu cuenta rápidamente!

MEPLOY.ME: Es una página de internet donde te armás un perfil y aplicás para hacer todo tipo de tareas. Bruno consiguió desde aquí, trabajo en mudanzas, armado de bicicletas, limpiezas y embotellado de cerveza artesanal. Generalmente son trabajos temporales y a veces esto puede derivar en que las empresas te terminen contratando permanente si les gustó como laburaste, o te tengan en cuenta siempre que necesiten gente. Es trabajo en blanco y te depositan con la deducción de impuestos hecha.

SHOWCREW.DK: Es una empresa que se encarga del armado de escenarios para eventos. Bruno trabajó en varias oportunidades con ella. No es un trabajo de todos los días pero podés tenerlo de complemento para hacerte unos mangos extra. Hasta Octubre de 2017 pagaban 120 kr la hora. Casi siempre están necesitando gente porque muchxs trabajan un par de días y dejan.

HAPPY HELPER: Agencia que te contacta con clientes particulares para realizar tareas como: limpieza, cuidado de niñxs, ancianxs y mascotas. Es una página de internet, te hacen un contrato freelance y si te sabés organizar podés trabajar a tiempo completo solo de esto. Vos elegís cuanto ganar, a partir de 120 kr la hora.

PROFILMATCH: Agencia que contrata para trabajos como “warehouse” que sería reposición de mercadería en depósitos. Nunca trabajamos con ella pero hemos escuchado de conocidos que les ha ido muy bien con la misma consiguiendo muchas horas y buen pago.

⇒ NOTA: Agregar que se abrió el grupo de facebook “Los NO de la Working Holiday Dinamarca” donde podrán encontrar una lista de empleadores y lugares donde otros compañeros han tenido malas experiencias laborales, al menos para estar advertidos.

MEDIOS DE TRANSPORTE

DSC_0216

– La Bici y las multas para ciclistas: En Dinamarca rodar en bici es un placer pero tiene sus regulaciones: Andar en bici mirando el celular te puede costar una multa de 100 coronas, mas vale conseguirse un soporte para engancharlo al manubrio o usar el manos libres. Los policías suelen estar de civil y aparecen de sorpresa, por eso recomendamos siempre respetar semáforos, senda peatonal, mantenerse dentro de la bicisenda y evitar pedalear por la calle de los colectivos y autos. Que no te falten nunca las luces reglamentarias para andar de noche, blanca adelante y roja atrás (20 kr el par en el Tiger) y acostumbrarse a prenderlas cuando empieza a oscurecer. Siempre tener algunas de repuesto en la mochila y no dejarlas puestas cuando no usas la bici (a veces te las roban). Las multas pueden llegar a las 750 kr, los policías no tienen mucha compasión y apenas podés conseguir que te perdonen una parte si vas a hablar a una oficina, lo cuál es un tiempazo.

– La prioridad del peatón no es como en Argentina, primero van las bicicletas. Aprenderse las reglas observando: señales para detenerse y doblar son muy importantes y si bien no te van a multar por no hacerlas, podés recibir varios gritos en danés. Además de que algunas vías, en horarios picos, son verdaderas autopistas de bicicletas y hay que respetar la velocidad.

– Mantener la derecha y usar el lado izquierdo para pasar a alguien. Lxs daneses usan mucho la campanilla para avisar que vienen atrás y te quieren pasar.

– Cargar la bici al tren: se puede subir a los trenes ROJOS con la bici en los vagones indicados y es gratis. Siempre acomodarla donde se traban las ruedas y prepararse para bajar un par de estaciones antes. Para los trenes color Gris, que son larga distancia, hay que pagar un extra (10 kr) que lo hacés desde la misma máquina del CHECK IN, en todas las estaciones hay una especial que tiene el signo + para agregar tu bici al pasaje. Hay estaciones como NØRREPORT que tiene horarios picos donde no se permite ni subir ni bajar con la bici.

– A la hora de comprar una bici usada: Circulan muchas por DBA.dk, los grupos de facebook de argentinos y chilenos, y otros grupos específicos de bicicletas en copenhagen. Siempre mirar que a las ruedas no le falten los rayos, que la cadena no esté oxidada, que no tenga candados viejos enganchados (suelen ser robadas) y chequear que no está denunciada por robo ingresando el código numérico que está inscripto en el cuadro, en la aplicación de la POLITI que te descargas al celular. Mejor comprar una bici “fea” con cubiertas nuevas, que una “cheta” a la que tengas que poner todo nuevo. El arreglo de bicis suele ser más caro que comprarte otra usada. (300 kr un cambio de cubierta y cámara, 100 kr por emparchar una pinchadura, frenos desde 180 kr) Si te dás maña, mejor que tengas un kit de emparchado (se consiguen en el Tiger) y unas llaves tipo allen (baratas en muchos supermercados) para hacerte los arreglos vos mismx o con amigxs. Si no queda otra que llevarla a arreglar, evitar las bicicleterías del centro que suelen ser más caras, y no quedarse con el primer precio, pedir dos o tres presupuestos. Nosotros siempre la llevábamos a las que están por Norrebrogade y a una de barrio por Østerbro.

Es posible que veas bicis abandonadas sin candado en la vía pública y en los jardines de los edificios, generalmente están bastante deterioradas, pero algunas pueden recuperarse con un par de arreglos. Antes de tomar una, fijate que no esté denunciada y asegurate de que esté realmente abandonada.

– El transporte público y los controles:

DSC_0221

Tanto el bus como el metro y el tren se pueden pagar con la misma tarjeta “Rejsekort”. La misma se puede comprar en la Central Station y hay de distintos tipos: nosotros compramos una que vale 50 kr. y tenés que presentar el número de CPR, por lo tanto está a tu nombre, en caso de perderla podés pedir una nueva con el saldo que te quedaba, siempre tiene que tener un mínimo de 25 kr. para funcionar, si tiene tu nombre impreso no la podés prestar, si alguien la usa y pasa un controlador lo pueden multar. Hay otra Anónima que no necesita CPR, sale unas 80 kr. y tiene que tener mínimo 70 kr. para funcionar, se puede devolver en el Aeropuerto cuando te vas de Dinamarca y te devuelven el dinero, esta última se compra en los 7eleven de las estaciones, donde también podés recargar ambos tipos de tarjeta. Además, en todas las estaciones hay máquinas para recargarlas con tarjeta de débito. Si pensás usar el transporte público varios días a la semana en un mismo recorrido, conviene pagar un abono mensual que sale 379 kr., se gestiona en la Central Station y te dan una libretita con tu nombre, la fecha de validez y las “zonas” por las que pagaste para transitar, es cuestión de hacer los cálculos y ver si realmente te ayuda a ahorrar.

Si bien no hay vallas para subir al tren ni a los buses, no es bueno desafiar a la suerte y subir sin pagar. Los controladores son exhaustivos y no perdonan a nadie. Muchas veces los recién llegados se ligan una de estas multas por no entender el sistema o poque se olvidan de marcar el check in antes de subir. Este tipo de error te puede salir 100 EUROS (750 kr) así que mejor estar bien informado, prestar atención a la hora de subir y también cuando bajás: HACER EL CHECK UD, si olvidás cerrar tu viaje, al cabo de unas horas se te descuenta automáticamente el total del recorrido del tren o bus….unas 70 kr. A veces te olvidás pero si te acordás a tiempo, vas corriendo a parar cualquier bus y lo cerrás en la maquinita del mismo. Cuando tomás una combinación de buses y tren o metro, conviene hacer CHECK IN en el primero, y sin cerrar el viaje, hacer CHECK IN otra vez en el siguiente transporte, por último hacés CHECK UD en el destino final y el viaje te sale más barato que si hubieras abierto y cerrado todas las veces. Esto es legal y figura en un folleto informativo que nos dieron cuando compramos la tarjeta.

OTROS ASPECTOS:

– La adaptación tecnológica. Para los amantes de la vieja escuela del nokia 1100, tenemos malas noticias. Para nosotros fue un tanto difícil aceptar que las cosas que comúnmente se arreglan de palabra, aquí se hacen mediante una aplicación, por e-mail o por facebook. Lo que en Argentina llamamos “pedir una gauchada” o “hacer una changa”, en Dinamarca está digitalizado, existen Apps dedicadas a esto, y se pagan impuestos como cualquier trabajo en blanco, son llamados trabajos freelance. Tener un smartphone con buena señal y que soporte las aplicaciones como google maps (que lo vas a usar todo el día), es un requisito para inscribirse a reclutadores de personal como Happy Helper.

– Ir al supermercado y no saber que estás comprando. Las primeras veces puede ser un dolor de cabeza, recomendamos ir con traductor en mano y paciencia, sobre todo a la hora de comprar lácteos, ya que los daneses tienen una amplia variedad de leches, yogures y quesos que se miden según el nivel de grasa y cremosidad. Son espectaculares, no dejes de probar el Skyr con sirope o mermelada. Igual los jugos de frutas 100% natural (buscá que digan IKKE FRA KONCENTRAT = NO DE CONCENTRADO) , las galletitas de avena con miel , los chocolates y qué decir de las cervezas… Hay mucha variedad nacional e importada, las IPAS son imperdibles, al igual que las Made in Czhec Republic) Siempre hay dos o tres productos iguales a distinto precio, la calidad en general es muy buena del más barato al más caro, depende de tu paladar. Siempre hay ofertas y van rotando los productos, al principio es bueno pedir que te den y guardar los tickets para orientarte con los precios. Los super más convenientes son: Netto (bastante desordenado pero barato y lleno de ofertas), LIDL, Aldi, Rema1000. Los Fakta están en el medio y los IRMA son los más exclusivos y caros.

– Los feriados. Atentis al calendario, lxs daneses son firmes a la hora de respetar las fechas patrias y religiosas. “Paran el país” decía una amiga. Muchas veces nos quedamos sin poder avanzar en trámites o búsqueda laboral porque estaba todo cerrado durante 4 o 5 días seguidos. Cuidado con la Semana Santa, el cumpleaños de la Reina, la Distortion y sobretodo Navidad y Año Nuevo.

– Antes de comprar algo nuevo, tratar de conseguirlo de segunda mano. En Copenhagen tenés muchas opciones para equiparte la casa, vestirte, comer y conseguir todo tipo de cosas gratis o muy baratas en excelentes condiciones. La sociedad danesa tiene un nivel de consumo y derroche tan alto que podés poner tu granito de ecología y ayudar a tu bolsillo aprovechando estas oportunidades:

 ⇒ FREE YOUR STUFF (grupo de facebook): Aquí podes pedir cualquier cosa que estés necesitando sin nignuna explicación que justifique tu pedido. Desde electrodomésticos, muebles, ropa, calzado, electrónica, etc. En nuestros primeros días en Dinamarca no teníamos compu y nos animamos a pedir una, el mismo día nos llamó una señora para que vayamos a buscar una a su casa y de yapa nos regaló una impresora. Otros amigos consiguieron un lavarropas y una pava eléctrica. Cosas que pasan en el primer mundo.

 ⇒ FOOD SHARING: evento que se hace dos veces a la semana en distintos puntos de la ciudad, generalmente fijos. Son una organización de gente que recolecta de supermercados y restaurantes los productos a punto de vencerse, también reciben donaciones de particulares. Todo ese stock de comida y bebida se dispone para autoservicio gratuito, las personas que trabajan allí son voluntarios y es posible participar ofreciendote por la página de facebook. Conviene llevar una mochila vacía e ir media hora antes de que empieza ya que suele asistir mucha gente. Reparten pan, facturas, vegetales, bebidas, frutas, etc. Si podés hacerte el tiempo de ir al menos una vez, es una linda experiencia y vas a volver con muchas cosas ricas para llenar tu heladera.

IMG-20170412-WA0004322

Algunos días los foodsharing son generosos…

⇒ DBA.DK: El mercado libre danés. Es posible conseguir cosas muy baratas o gratis en perfecto estado. Por qué? Cuando alguien decide renovar la casa, prefiere regalar los muebles y que otro se ocupe de llevárselos (generalmente bajándolos por escalera entre uno a cinco pisos) en lugar de pagar por ese trabajo.

⇒ GENBRUG (reciclado/reutilización en danés): asi se llaman los locales de segunda mano. Hay uno muy grande en ua esquina frente al cementerio de Norrebro y locales de la Cruz Roja y la Cruz Azul por toda la ciudad (estás últimas un poco más caras pero la ropa, por ejemplo, está lavada). Incluso hay este tipo de lugares, que nosotros llamamos gratiferias, donde clasifican las cosas en ropa, libros, utensillos, electrodomésticos y uno simplemente va a elegir y se lo lleva sin costo. Hay uno en Gartnergade 8.


– El agua. En Dinamarca el agua corriente tiene altos niveles de calcio que ellos llaman KALK. Por esta razón vas a ver que muchos grifos y lavamanos tienen una especie de sarro acumulado. Porqué te contamos esto? Cuando alquilás una casa, hacés un depósito de dinero por posibles roturas, si al cabo de varios meses la ducha y los grifos no reciben limpieza, es posible que se echen a perder los materiales. Siempre es bueno escurrir los pisos, paredes y/o mamparas después de bañarse y secar con un trapito los grifos, aunque sea un poco engorroso, así los mantenés libres de sarro y te ahorrás un problemita con tu landlord. Aparte de eso no hay de qué preocuparse, el agua es perfectamente potable y se puede usar para cocinar.

TAX CARD, EL SKAT Y LOS IMPUESTOS

Es un trámite que se realiza ni bien tenés tu primer contrato de trabajo en mano. La traducción literal es “tarjeta impositiva” pero no se trata de una tarjeta física, sino de un papel donde dice cuánto tenés que pagar de impuestos al SKAT (organismo recaudador) según tus ingresos. Es fundamental que lo hagas con un par de semanas de anticipación a recibir el primer sueldo, ya que si lo hacés muy cerca de la fecha puede que tarde en impactar en el sistema y te comen el 55% del sueldo por no tener la tax card gestionada, aunque sí lo hayas hecho. El sistema es bastante complejo de comprender, hay otros artículos muy buenos de gente que los explica detalladamente, nosotros sólo intentaremos transmitir lo que nos parece fundamental para no llevarte un mal trago.

La primera vez lo gestionás en la International House, y te dan un papel impreso con unos cálculos hechos en base a un monto total que se espera que ganes en los 9 meses de trabajo de acuerdo al pago que recibís por hora, es importante aclararle a la persona que te atiende que tu visa te permite trabajar sólo 9 meses, sino te hacen la taxcard por un año y pagás de más, eso es incorrecto. El monto anual es por ejemplo 140.000 kr. Ese es el total de lo que tu empleador te pagaría todo el período, antes de que se apliquen los descuentos. Por lo tanto cuando hagas tu propio cálculo con tu recibo de sueldo, hacelo en base al primer número que aparece, antes de los descuentos. Fijate cuánto ganaste, multiplicalo por los 9 meses y asegurate de que ese número sea igual o menor a lo que figura en el SKAT, conviene redondear para arriba. Por ejemplo: me pagaron 20.000 kr, en 9 meses son 180.000, más 10.000 de vacaciones que espero recibir al final, son 190.000. En mi taxcard debería figurar ese número o un poco más.

En la taxcard debe figurar un monto libre de impuestos que va de 4000 a 7000 kr. aproximadamente, según tu contrato. Hay que controlar todos los meses en nuestros recibos, que los descuentos estén bien hechos y que nos respeten el monto libre. Algunos empleadores te mandan el detalle por un sistema de correos llamado EBOKS, donde debés abrirte la cuenta (con la NemID que te dan en el banco).

Los descuentos que recibimos son principalmente dos: Primero restan un 8% al total de lo que te pagaron , a eso luego se resta el monto libre de impuestos para que quede fuera del siguiente descuento. A este total le descuentan el famoso 36% y luego se vuelve a sumar el monto libre de impuestos.

Cosas a tener en cuenta: repito, el total del ingreso de 9 meses SIEMPRE tiene que estar por encima de lo que finalmente vas a recibir. Recomendamos que sean unas 10-15 mil coronas de más para tener en cuenta el dinero de las vacaciones que recibirás al final, ya que se suman como parte de los ingresos aunque no sea un sueldo en sí mismo. Este monto lo podés modificar online desde la página del SKAT si creés que va a ser mayor o menor de acuerdo a tus ingresos, que pueden variar a lo largo de tu estadía. Si al final de la visa superaste ese monto, es probable que cuando hacen el cierre de las cuentas en Marzo, te pidan que pagues un extra por la diferencia. En cambio, si tus ingresos fueron menores a ese número, aún sumando la plata de las vacaciones, es probable que te devuelvan dinero o no tengas que pagar nada más.

Existen dos “canales” por los cuales las empresas nos depositan el sueldo a través del SKAT, uno se llama “KORT A” y el otro “KORT B”. En el kort A deberías recibir el sueldo de tu trabajo principal, con el cuál ganás más, y en el kort B te deben depositar los empleadores de un posible segundo y tercer trabajo que tengas. Es importante asegurarse de que los empleadores depositen correctamente, generalmente de eso se ocupa el contador. La diferencia es que en la A te aplican los descuentos antes mencionados y en la B, de todo lo que te ingrese se descontará un monto mayor que ronda el 44%. Por lo tanto siempre conviene tener el sueldo principal en la A y los secundarios en la B. Existe también una FriKort, en la que sólo se descuenta el 8% y la utilizan en casos especiales. Por ejemplo, a Bruno no le respetaron el monto libre de impuestos por 7 meses, por un error del empleador, por lo tanto pagó muchisimos impuestos de más, al darnos cuenta llamamos al SKAT, explicamos la situación y lo resolvieron pagándole los dos meses restantes en la FriKort. A Agos le pagaron 2 meses seguidos de 2 trabajos distintos en la misma kort A, por lo cuál pagó impuestos de menos, no nos dimos cuenta y cuando cerraron las cuentas anuales saltó una deuda de 5004 kr.

Tener en cuenta que toda esta maquinaria funciona de manera automática y muchas veces tiene errores. El problema es que si te descuentan de más, supuestamente nos lo devuelven al final, pero eso es algo que nunca se sabe a ciencia cierta. Ante cualquier duda o problema con los impuestos hay que llamar al SKAT, tardan en atender pero son muy amables y eficientes para resolver problemas.

Conclusión: SIEMPRE MANTENTER ACTUALIZADA LA TAX CARD DESDE LA PÁGINA DEL SKAT Y CONTROLAR A OJO DE CIRUJANO TODOS LOS RECIBOS DE SUELDO DE CADA MES, así tenés tiempo de reclamar y corregir en caso de algún problema.

LO QUE LA VISA NOS DEJÓ

IMG-20170521-WA0015111

DSC_0334

Como dijimos al principio, nuestro balance de la experiencia es muy positivo, porque pudimos cumplir nuestros objetivos y además nos llenó de hermosas sorpresas. Principalmente nos llevamos un grupo de amigos y amigas argentinos y chilenos con los que se generó un lazo fuerte a lo largo de asados, peñas, mates, tardes de ping-pong, andanzas por Christiania, cumpleaños, fiestas latinas, música, aguante permanente en lo laboral y soporte emocional mes a mes. Queremos decirles que el valor humano de estas vivencias es una ganancia que no se puede medir, cuando descubrís que en un paraje tan lejos de tu casa podés encontrar una verdadera familia latina. Y te llena de alegría y te da fuerzas para meterle garra al frío danés. Por eso insistimos, no se cierren, participen de la comunidad que somos más de los que imaginamos y tenemos un gran corazón solidario, listo para tenderle una mano al que llega, al que le va mal, al que está sola/o, al que no consigue casa o simplemente al que necesita compartir unos mates. Las oportunidades laborales y de alojamiento se han dado siempre a través de esta comunidad que se expresa y se conecta mediante un grupo de Whats App y varios de Facebook, pero también se reconocen andando por la calle en la pequeña Copenhagen.

Si querés saber más sobre nuestro paso por Dinamarca, te invitamos a leer el Adiós Dinamarca, adiós Copenhagen y Dear Copenhagen.


Este artículo queda abierto a correcciones, actualizaciones, comentarios, preguntas o todo lo que quieras compartirnos. Mientras más información actualizada circulemos, más ameno será nuestro paso por las tierras vikingas!


 

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s